Tapón mucoso: ¿qué es y cómo fuciona?

Nada más empezar el embarazo, se crea una barrera en el cuello del útero para impedir que la matriz coja infecciones del exterior.  Esta muralla es conocida como tapón mucoso, y sólo desaparece en el momento del parto para volver a liberar el conducto.

Esta expulsión puede darse poco a poco, o bien producirse de golpe. En el primer caso, veremos simplemente un mayor volumen de flujo vaginal. En el segundo caso, tendrá el aspecto de clara de huevo. No debes asustarte si aparece sangre o si está teñido de marrón.

Notas sobre el tapón mucoso

Mantener relaciones sexuales, o bien realizar juegos de esa naturaleza, puede causar problemas en el tapón mucoso. En ocasiones, antes del parto se puede excresar flujo o parte del tapón debido a las propias relaciones.

Otro dato importante: perder el tapón mucoso antes de tiempo no es síntoma de que vas a parir pronto. Hay que deshacer este mito. Esto es así sobre todo en el caso del primer bebé de una madre. Incluso podría darse el caso de perder el tapón y no darte ni cuenta. Por ejemplo, mientras orinas. Lo esencial es despreocuparse.

Cuándo es importante tener en cuenta el tapón mucoso

Hay algunos casos en los que es importante mantener bajo vigilancia el tapón mucoso. Debido a su propiedad de muralla, si lo pierdes demasiado pronto (antes de las 36 semanas) es importante que vayas al médico, pues puede ser síntoma de parto prematuro.

En todo caso, si pierdes el tapón mucoso muy pronto no debes preocuparte, pues se regenera solo en uno o dos días.

Otro elemento importante a tener en cuenta es saber distinguir las hemorragias de los simples efectos del tapón. Si segregas de forma prolongada sangre, acude al médico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *