Carritos, cochecitos, Maxicosi… ¡Todo a punto para pasear!

El carrito del bebé es uno de los elementos más importantes para el niño. Cada vez que salga a la calle lo llevaremos en él, y el bebé debe sentirse confortable, pero nosotros también. Por eso, hay en el mercado multitud de modelos distintos con variantes en las prestaciones.

Aquí repasaremos algunos consejos clave para orientarte a la hora de comprar un carrito para tu recién nacido. Sí, es un tipo de compra muy personal, pero algunos rasgos generales pueden ser muy indicativos.

Cómo escoger el carrito para mi bebé

De entrada, fíjate en cómo eres y qué estilo de vida llevas. Si te vas a mover mucho y no precisamente por terreno llano, busca un carrito manejable que se adapte bien. Si vives en una ciudad, vale con un chásis sencillo y ruedas grandes. Pero un ambiente rural requiere de ruedas robustas y, sobre todo, una buena amortiguación para el niño. Lo mismo vale en referencia al tamaño: según dónde vivas podrás aspirar a más o a menos.

Por otro lado, debes tener en cuenta que, cuantas más piezas tenga el carro, más caro saldrá. Entre los elementos básicos para llevar a un bebé figuran:

  • Capazo: lo llevarás unos seis meses desde el nacimiento del bebé. Existen, por cierto, capazos blandos y duros, según lo que necesites.
  • Silla: sin duda el elemento que más tiempo te durará. Para comprarla presta atención a su ergonomía

El presupuesto, tema importante

Otro elemento clave es el presupuesto que asignaremos a la compra de un carrito para nuestro bebé. Mi consejo es que nunca bajes de los 200 euros. Por esa cantidad puedes encontrar buenos modelos de carritos. Pero ojo, existen muchas marcas de gama alta con precios hasta los 1500 que ofrecen auténticas naves espaciales.

El material, su tacto, la resistencia de las ruedas… todos ellos son elementos que deberás tener en cuenta antes de realizar la compra.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *