Bebés y mascotas: ¿cómo sé que se van a llevar bien?

De entrada: no hay que tener miedo. Hace milenios que mascotas y bebés conviven sin que eso, jamás, haya supuesto un grave problema. Muchas veces, el miedo de los padres es el que puede causar los problemas. Pero sin enfocamos la llegada de un nuevo bebé de forma positiva, todo cambiará, incluso para nuestra mascota.

Vamos a ver cómo preparar la llegada de un bebé en una casa con mascotas.

Disponlo todo para la llegada del bebé

En cuanto a los perros, no suele haber problema de ningún tipo, aunque puede estar bien acostumbrarlo al llanto de bebé con grabaciones. El caso de los gatos es más delicado, pues tienen un patrón olfativo y de oído muy fino que los hace territoriales.

Cuando el bebé nazca, convendría hacerle escuchar al gato grabaciones y permitirle oler ropa del bebé traída del hospital. Eso ayudará y acelerará el reconocimiento.

Cada vez que haya contacto con el olor del bebé y tu mascota, debes tratar de ofrecer premios al animal, para que asocie el olor del bebé a algo positivo. Lo mismo debes hacer cuando ya se conozcan físicamente: favorece los comportamientos positivos con premios abundantes.

¿Pueden dormir juntos?

Lo ideal es que, en los primeros meses de vida, el bebé y las mascotas no duerman juntas. El motivo es muy sencillo. Si la mascota tiene frío puede querer calentarse cerca del bebé, y podría llegar a colocarse junto a su caliente cabeza.

Por ello, conviene que duerman separados, o en su defecto, conviene colocar una red o malla sobre la cuna.

Un último punto muy importante es la higiene. Si tienes mascotas, acondiciona la casa lo mejor posible para mantener inaccesible al bebé los lugares donde se deposita la caca y el orín.

Con estos pequeños consejos verás cómo, enseguida, animal y bebé traban una buena relación que durará para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *