Mi bebé desarrolla complejo de edipo: ¿cómo lo trato?

El complejo de Edipo es un término psicoanalítico que define cierta dependencia del niño hacia su madre. Un amor desmedido y quizá excesivo: Suele ocurrir entre los tres y los siete años de vida del niño. Poco a poco, se produce un período de identificación con el padre que desapega lentamente al niño de la madre.

En propiedad, no se puede decir que los bebés desarrollen complejo de edipo, excepto si su comportamiento es extremadamente afectivo con la madre y no con el padre. Pero, lo básico: no debería de llamarse complejo de Edipo a este problema

Demasiado apego a la madre

Algunos pediátras y científicos opinan que una lactancia materna demasiado larga, por ejemplo, hasta los dos años, puede ser causante a largo plazo del complejo de Edipo. Aunque en esta materia hay muchos elementos en debate, pues suele considerarse el complejo de Edipo una cuestión más cultural que fisiológica.

Habría que descartar, según determinados estudios, la relación entre una lactancia prolongada y el complejo. En nuestra opinión, una lactancia prolongada no es causante del complejo, sobre todo si nos atenemos a su naturaleza simbólica.

¿Complejo de edipo en bebés?

Debido a que el complejo de Edipo es un elemento cultural, no puede decirse propiamente que los bebés lo sufran. Es demasiado pronto para que en su cabeza se hayan fundado las estructuras fundacionales que sostienen su relación con la madre y el padre.

Por ello, cualquier comportamiento emocional anómalo no debe considerarse como tal. En todo caso, conviene descartar el complejo de Edipo y acudir al pediatra para que él, con su conocimiento de la psicología del niño, nos de soluciones prácticas y efectivas.

En esencia, el médico es quien mejor sabrá cómo operar en cada caso.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *